Hermana Glenda en nuestra parroquia

El pasado domingo, 16 de diciembre a las 18:00 horas tuvimos la dicha de contar con la presen­cia de la Hermana Glenda en nuestra parroquia con un concierto-oración con el título de su últi­mo disco “Nada te turbe”.

La hermana llegó a las 16:30 horas procedente de Jaén, donde el día anterior tuvo un concier­to-oración en la Parroquia de San Miguel. Cuan­do llegó le esperaban entre otros, dos fans que venían de Algeciras. Una de ellas estaba radian­te de alegría de poder conocer a la persona que gracias a sus canciones le había sacado de una profunda depresión, decía “sus canciones con­suelan”, hoy estoy aquí gracia a ella.

Las letras de las canciones inspiradas en textos de la Biblia consuelan, dan fuerzas, ayudan al que tiene miedo, angustia, sufre por una enfer­medad, por un problema económico, por un ser querido que ha fallecido, por un problema con la esposa o esposo o por un hijo.

El concierto-oración se inició con la exposición del Santísimo en un ambiente relajado, estando iluminado sólo el Altar, para así resaltar la pre­sencia de Dios en medio de nosotros.

El concierto tuvo un hilo conductor, en el que la Hermana Glenda a través de reflexiones y las letras de sus canciones, nos llevaban a confiar en Dios en todos los momentos de nuestra vida.

La hermana hacía hincapié en la oración, que debíamos orar y de esta forma el mensaje de nuestro Señor calaría más en nuestra vida, des­terrando la envidia, el egoísmo, la derrota,…, en definitiva la voz de “chucky”, cada vez la escucha­ríamos menos y más bajito, y al mismo tiempo la “esposa de chucky”, doña tristeza, se alejaría de nosotros, y en su lugar, tendríamos la alegría de vivir con Dios y en Dios.

Durante el concierto-oración, nuestro párro­co Don Rafael y otro sacerdote estuvieron en el confesionario, y fueron un “buen ramillete” de confesiones las que tuvieron lugar durante el concierto.

Sin decir las lágrimas que asomaron en los ojos de muchos asistentes, que se emocionaron al es­cuchar las letras como:

El Señor es mi luz y mi salvación, yo no camino en tinieblas, el Señor es la defensa de mi vida, quién me hará temblar”

“Porqué tengo miedo, si nada es imposible para Ti, Porqué tengo tristeza si nada es imposible para Ti” “El Señor es mi pastor, con El nada me falta, en ver­des praderas, el me hace recostar. Aunque camine por cañadas oscuras, nada temo porque Tu, Tu vas conmigo, tu vara y tu cayado, me sosiegan”

“Nada te turbe, nada te espante, todo se pasa, Dios no se muda, la paciencia todo lo alcanza, quien a Dios tiene, nada le falta”.

Como colofón final nada mejor que recibir la bendición del Señor, y terminar dando un fuerte aplauso a la Hermana Glenda por su presencia una vez más en Marbella.

Dios guie a la Hermana Glenda en su caminar y la proteja, para que siga llevando el Evangelio por todo el mundo, acompañada de su guitarra y ayudando a tanta gente a través de becas de estu­dio, comedores escolares, conciertos misioneros, entre otros proyectos.

Ginés Ros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *