Los Santos de la semana, Domingo de Ramos

 

San Estanislao-11 de Abril. Nació en Polonia, en el año 1030. Sus padres llevaban treinta años de casados sin lograr tener hijos y consideraron el nacimiento de Estanislao como un  regalo de Dios. Fue párroco de la catedral de Cracovia donde sería obispo siete años, hasta su muerte en 1079. Era muy estricto en exigir a cada sacerdote el cumplimento  de sus deberes sacerdotales. Así trató también al rey Boleslao, amonestando al  soberano por no respetar los derechos ajenos. Las crónicas del tiempo narran que el rey se enamoró de la bella Cristina, esposa de Miecislao, y sin pensarlo dos veces, la hizo raptar con grave escándalo para todo el país.  Estanislao le amenazó con la excomunión, y después le excomulgó. El rey se enfureció y ordenó asesinar a Estanislao en Cracovia, en la iglesia de santa Matilde, durante la Santa Misa. Cuentan que el  asesinato lo ejecutó el mismo soberano, ya que los guardias se retiraron por una fuerza misteriosa. Los polacos lo veneraron desde ese momento. San Estanislao fue canonizado en 1253. Es el Santo Patrón de Cracovia

 

Santa Gema Galgani-12 de Abril.  (1878-1903). Nació en Italia y desde muy niña estuvo  inclinada a la mística y la contemplación. A los ocho años quedó huérfana de madre, y once años después murió también su padre. Quiso Gema vestir el hábito de las Salesas de Lucca, pero no obtuvo permiso . No creían beneficioso para la comunidad la  piedad que practicaba. Le concedieron tan solo que hiciera los votos en forma privada y viviera en su casa como monja. Tan identificada estaba con los sufrimientos de Cristo, que al igual que otros santos, se reprodujeron en su cuerpo las llagas del Crucificado. Murió de tuberculosis el 11 de abril de 1903, a los 25 años y fue elevada a los altares por el Papa Pio XII en 1940.

Santos Tiburcio, Valeriano y Máximo– 14 de Abril. Fueron mártires del siglo III en Roma. San Valeriano,  pagano, estaba prometido a una  cristiana, Ella se había ofrecido al Señor y le dijo a Valeriano que estaba bajo la custodia de un ángel. Sólo convirtiéndose al cristianismo podría ver al ángel. Fue bautizado por el Papa Urbano, oculto entonces por la terrible persecución que sufrían los cristianos.

Valeriano se convirtió e insistió para que su hermano Tiburcio también lo hiciera. Ambos hermanos pusieron sus riquezas a disposición de la Iglesia, ayudando a enfermos y necesitados. Fueron denunciados a las autoridades romanas y llevados a juicio.

El encargado de ejecutarles era un joven soldado romano llamado Máximo. Este quedó impresionado por su fortaleza y falta de temor. Les pidió que le hablaran de Cristo. Pronto no solo él sino toda su familia fue bautizada. Durante la ejecución de ambos santos, Máximo declaró que había visto las almas de los dos hermanos alcanzar el cielo, por lo que también él sufrió martirio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *