Los Santos de la semana, Navidad

Santos_Navidad_ESP

San Juan Evangelista-27 de diciembre. Nació en Jerusalén alrededor del año 15. La tradición de la Iglesia afirma que fue uno de los 12 apóstoles originales de Cristo y también conocido como Juan de Patmos. Se le atribuyen diversas obras teológicas, su legado más duradero es el Evangelio de San Juan que compuso en sus últimos años en Éfeso. El tono de su Evangelio es distinto de los Evangelios sinópticos, Juan se familiariza con la vida de Cristo y se preocupa más por la contemplación y la verdad teológica enfatizando la divinidad de Jesús. También se le atribuyen otras cuatro obras del Nuevo Testamento, las tres Epístolas de Juan y el Libro de Apocalipsis, que supuestamente escribió durante sus años en Patmos. Juan era un pescador galileo que trabajó con su padre Zebedeo y su hermano Santiago también uno de los 12 originales. Se describe en la Biblia como “El Discípulo Amado” o el “Discípulo a quien Jesús amó”. Junto con Pedro y Santiago estuvo presente en todos los eventos principales durante la vida de Cristo y es el único discípulo nombrado como presente en la Crucifixión de Jesús, donde se le confió el cuidado de la madre de Cristo, María. Después de la Asunción de María al cielo, Juan se mudó a Éfeso por un tiempo, pero fue enviado al exilio en Patmos. Finalmente regresó a Éfeso donde pasó su último año y murió una muerte pacífica, fue el único de los 12 que no sufrió el martirio.

 

Sto. Tomás Becket-29 de diciembre. Nació en 1119, hijo de ricos padres de ascendencia normanda. Educado en la abadía de Merton en Surrey estudió derecho en Londres y París. Era un joven erudito y rápidamente se convirtió en ayudante del arzobispo de Canterbury, que le envió en varias misiones importantes a Roma. Los talentos de Becket fueron notados por Enrique II que lo hizo su canciller y los dos se convirtieron en buenos amigos. En 1162, Enrique lo hizo Arzobispo. La amistad de los Reyes y Becket pasó por una gran tensión cuando quedó claro que Sto. Tomás defendería ferozmente a la Iglesia en sus desacuerdos con el Rey. En 1164 dándose cuenta del alcance del disgusto de Enrique, Becket huyó al exilio en Francia. Regresó a Inglaterra en 1170, pero el 29 de diciembre de ese año, lo asesinaron en la catedral de Canterbury. En 1173 Tomás fue hecho santo y su santuario en la catedral de Canterbury se convirtió en un foco importante para la peregrinación.

 

Sta. María, Madre de Dios-1 de Enero. El día de Año Nuevo, octavo día de Navidad, la Iglesia celebra la solemnidad de la Santa Madre de Dios, la maternidad divina y virginal de la Santísima Virgen. Es el título más alto de la Santísima Virgen: “Theotokos”, Madre de Dios o Portador de Dios. El título fue oficialmente atribuido a ella en el Concilio de Éfeso en 431. A María se le da este título con razón cuando ella llevó en su vientre y dio a luz a la segunda persona de la Santísima Trinidad, Jesucristo, Dios Encarnado. Desde el mismo momento de su concepción, María había sido escogida por la Divina Providencia para ser el templo Santo para llevar al hijo de Dios, ya que nació sin pecado original. Hoy damos gracias a María por su obediencia y completa lealtad a Dios desde el tiempo de la Anunciación donde dice “Hágase en mí según tu Palabra” hasta la muerte de su amado Hijo nuestro Salvador en la Cruz. La Madre María fue una parte vital del plan de Dios para la salvación del mundo, como dice la Madre Teresa de Calcuta: “Sin María, no hay Jesús”. Jesús nos entregó a Su madre para ser la Madre de la Iglesia universal en la Cruz, Nuestra Señora es la perfección de la “Maternidad” y la Iglesia busca continuamente su guía e intercesión.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *