Los Santos de la semana, V Domingo tiempo ordinario

Santos_V_DTO_ESP_2017

 

Sta. Josefina Bakhita-8 de febrero. Nació en un pequeño pueblo en la región sudanesa occidental de Dafur en África en 1869. Cuando tenía sólo 7 años, fue secuestrada por los traficantes de esclavos árabes. La pobre Josefina era constantemente revendida a diferentes dueños que la sometían a torturas inhumanas. En 1883, después de años de sufrimiento, fue vendida a un rico vicerrector italiano que finalmente la confió a la familia Michieli, que la trató con amabilidad y respeto. La familia se trasladó a Italia, donde se convirtió en niñera de la hija. La señora Michieli tuvo que regresar a Sudán, por lo que entregó a su hija y a Bakhita al cuidado de las monjas en un convento de Venecia. Permanecieron allí tres años antes de su regreso. Fue aquí donde Josefina conoció a su verdadero Maestro, Jesús, quien cambió su vida y dio significado y alivio a su agonía anterior. Cuando la señora Michieli regresó para recoger a su hija, Josefina se quedó en el convento y se unió al noviciado dedicando su vida a Dios y ayudando a salvar almas. En 1902 fue asignada al convento de Schio donde pasó el resto de su vida hasta que murió en 1947. Fue canonizada en 2000.

 

Beato Leopoldo de Alpandeire-9 de febrero. Nacido el 24 de junio de 1866 en Alpandeire, Málaga, fue bautizado como Francisco, Tomás, Márquez y Sánchez. Hijo de campesinos trabajadores, pasó su vida trabajando la tierra. Procedía de una devota familia católica que asistía a misa y adoraba al Santísimo Sacramento diariamente. Después de escuchar a dos hermanos capuchinos predicar en Ronda en 1894, decidió unirse a la orden y en 1889 se convirtió en un postulante en Sevilla. En 1900 entró en el noviciado y recibió el nombre de Hermano Leopoldo. Después de sucesivas asignaciones en Sevilla, Antequera y Granada en 1914 fue trasladado a Granada donde asumió el papel de jardinero. Fue conocido por su amable corazón y humildad y como un término de cariño fue galardonado con el título, “Mendigo Humilde de los tres Ave María”. Muchos buscaron su sano consejo e intercesión. Murió el 9 de febrero de 1956 fue beatificado por el Papa Benedicto XVI en 2010. Su santuario está situado en la iglesia del Convento de Granada donde está enterrado.

 

Nuestra Señora de Lourdes-11 de Febrero. Fue un título dado a la Santísima Virgen María después de sus apariciones en Massabielle. En 1858 una bella dama vestida de blanco con una faja azul y un rosario de oro cubierto sobre su brazo apareció en una serie de visiones a la joven campesina Bernadette Soubirous en el hueco de un árbol en Massabielle, al occidente de Lourdes. En un principio muchos dudaron de la autenticidad de las visiones de Bernadette, hasta que ella relató que la señora había dicho estas palabras, “Yo soy la Inmaculada Concepción”. Inmediatamente los sacerdotes locales reconocieron el significado de estas palabras, fue sin duda la Madre de Dios. La Virgen María ordenó a Bernadette decir a los sacerdotes que erigieran una capilla dedicada a ella. En primer lugar se construyó una basílica sobre la roca, luego se construyó la “Iglesia del Rosario” en la base y se consagró en 1901. En una de sus apariciones, Nuestra Señora le dijo a Bernadette que bebiera de la fuente en la cueva de Massabielle, Bernadette sólo tocó el suelo y milagrosamente brotó un manantial. En 1862 las autoridades de la Iglesia confirmaron la autenticidad de las visiones y autorizaron la fiesta de Nuestra Señora de Lourdes. Lourdes es uno de los lugares de peregrinación cristiana más visitados en el mundo, la gente viene a beber y bañarse en las aguas para fortalecer su fe y rezar a Nuestra Señora para ser sanados por su intercesión. Los milagros curativos en Lourdes han sido reconocidos como una continuación de los milagros de Jesús a través de la intercesión de Su Santa Madre.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *