Los Santos de la semana, VI Domingo tiempo ordinario

Santos_VI_DTO_2017_ESP

San Valentín-14 de febrero. Su nombre deriva de la palabra Valens, que significa poderoso y digno. Según la tradición católica, era un santo romano del siglo III.  Poco se sabe históricamente sobre su vida sin embargo la enciclopedia católica, habla de dos San Valentín que existen alrededor de la misma fecha. El primero fue un sacerdote y un médico romano, el segundo era el obispo de Terni que en una estancia temporal en Roma fue encarcelado torturado y martirizado el 14 de febrero de 273 DC. Una teoría sugiere debido a la cercanía en fechas, son la misma persona. Valentín fue detenido en Roma por Plácido el prefecto romano y condenado a muerte por negarse a inclinarse y ofrecer sacrificios a los dioses paganos. Mientras estaba detenido, se cree que casó a parejas cristianas en secreto. Otra tradición sostiene que curó a la hija ciega de los carceleros, el día de su ejecución le dejó una nota firmada, “tu Valentín”. Se cree que el día de San Valentín fue ideado para reemplazar a la fiesta pagana Lupercalia. La primera asociación romántica con este festival comenzó en la Edad Media cuando se creía que las aves eligieron a sus compañeros el día de San Valentín. Es invocado para un matrimonio feliz y por parejas comprometidas.

 

San Claudio de la Colombiere-15 de febrero. Nacido en Saint Symphorien d ‘Ozon en Francia en 1641, era el hijo de una familia noble, piadosa y con un buen estatus social. Pasó sus primeros años estudiando filosofía y retórica en Vienne en Lyon. Entró en el noviciado jesuita en Aviñón a los 17 años y comenzó una vida de estudio. En 1660 tomó sus primeros votos y después de su ordenación sacerdotal enseñó en un colegio jesuita de Lyon. Predicó y sirvió como moderador de varias congregaciones marianas. En 1675, cuando tomó sus votos solemnes, fue honrado con el puesto de rector en el colegio de los jesuitas en Paray le Monial. Fue aquí en Paray donde Colombiere se convirtió en consejero y confesor de Santa Margarita María Alocoque, que estaba recibiendo visiones de Jesús Corazón compasivo para el mundo. Margarita recibió mucha oposición de otros teólogos y religiosos y miembros de su propia comunidad, la Orden de la Visitación. Claudio le aseguró, sin embargo, que sus experiencias eran auténticas y le indicó que mantuviera un registro de todas sus visiones y mensajes. Se convirtió en un ávido discípulo del Sagrado Corazón que difundió la devoción en todo el mundo. Colombiere murió en 1682 en Paray le Monial y fue canonizado en 1992 por el Papa Juan Pablo II.

 

Siete Santos fundadores-17 de Febrero. En la fiesta de la Asunción en 1223, la Virgen María se apareció a siete jóvenes nobles florentinos exhortándoles a abandonar el mundo y a retirarse y vivir en soledad y oración. Los siete comerciantes abandonaron así sus profesiones, sus familias y todas sus vestimentas y se fueron a vivir a un edificio aislado y destartalado en Camariz. Sin embargo, los siete hombres no eran extraños, ya tenían una firme amistad basada en un entendimiento mutuo de los ideales cristianos, para ayudar a los necesitados y honrar a la Madre de Dios. Deseando una reclusión más estricta se retiraron a Monte Senario en las afueras de Florencia. Los siete adoptaron el nombre, “Los Siete Siervos de María”. Dedicaron toda su vida a la propagación de la devoción a Nuestra Señora concentrándose en sus penas y en la Pasión de Cristo. Pronto la Orden creció rápidamente y muchos miembros se convirtieron en sacerdotes en proceso de ordenación. Siguieron las reglas de San Agustín que la Virgen les había ordenado que hicieran en una visión posterior junto con la solicitud de llevar un hábito negro. Los Servitas también tuvieron que usar un escapulario negro en memoria del sufrimiento de Jesús soportado al pie de la Cruz. La Orden de los Servitas es una de las cinco órdenes católicas mendicantes, desde su primer desarrollo en Florencia se extendió rápidamente por toda Europa y fue aprobada por el Papa Alejandro IV en 1256. Los Siete Santos Fundadores de la Orden de María fueron canonizados por el Papa León en 1888.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *