Meditando el Evangelio III Domingo de Adaviento

(Lectio Divina)

lectio_800

Palabras para la vida:

DOMINGO GAUDETE

Alegraos siempre en el Señor; os lo repito, alegraos (Flp 4,4).

San Pablo tiene una manera curiosa de decirnos las cosas. Supongo que será fruto de su propia experiencia cuando nos dice os lo repito, alegraos, como queriendo decir: esto es muy importante, por eso os lo repito.                             

La aspiración a la alegría está grabada en lo más íntimo del ser humano.

Si estamos hechos para la felicidad, ¿por qué a veces estamos tristes? Quizás porque en ocasiones buscamos la felicidad en cosas pasajeras: Play station IV, un viaje, un móvil,… Si buscamos la felicidad en cosas pasajeras, nuestra felicidad dependerá de realidades circunstanciales.

El corazón busca una alegría interior constante. Buscamos serenidad, seguridad y compañía.

En realidad, todas las alegrías auténticas dice Benedicto XVI, ya sean las pequeñas del día a día o las grandes de la vida, tienen su origen en Dios, aunque no lo parezca a primera vista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *