Saluda P. Rafael Rodríguez revista enero 2019

Hace unos días hemos celebrado el Nacimiento de Nuestro Señor Jesu­cristo.

Hoy y siempre en nuestra vida, necesitamos tener “capacidad de asombro”. Esta capacidad se alcanza cuando tratamos de conocer las co­sas en profundidad.

Los sacerdotes nos asombramos al darnos cuenta de que a través de nuestras manos y de nuestras pa­labras “tomad y comed todos de él porque esto es mi cuerpo”. Cristo mismo viene a la tierra y se hace presente en la Eucaristía “Cuerpo de Cristo” y “Sangre de Cristo”. Mi­lagro de Amor.

Los padres y las madres se asombran al ver a cada uno de sus hijos, fruto de su amor y de Dios que ha infun­dido el alma espiritual. Sus ojos, su boca, su manera de hablar, su forma de andar, expresan la grandeza del ser humano, hecho a imagen de Dios.

Hace unos días hemos celebrado el Nacimiento de un Niño que na­ció en Belén hace 2018 años. Nos asombramos y nuestro corazón se llena de paz y esperanza al saber que es el Enmanuel : “Dios-con-noso­tros”.

Empezamos también un nuevo año. Pedimos al Niño Jesús de modo especial por todas las familias que están pasando un mal trago. Que seamos más solidarios, que nos ayu­demos unos a otros y que se pueda solucionar el mal del paro.

Rafael Rodríguez Sainz de Rozas

Párroco de Santo Cristo del Calvario, Marbella

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *