Papa a Adolescentes: No os contentéis con la mediocridad

El-papa-sorprende-al-confesar-a-varios-jóvenes-en-la-Plaza-San-Pedro

Unos 70 mil adolescentes asistieron a la Misa del Papa en la plaza de San Pedro, para ganar el Jubileo. Participaron muy activamente en la Misa. Incluso uno de ellos se atrevió a cantar el salmo.

 

En su desafiante homilía, el Papa les trazó la vía de la felicidad. Les dijo que consiste en aprender a amar. Les explicó que Jesús les enseñará a hacerlo, porque es un amigo que se fía siempre de las personas.

 

FRANCISCO

«El verdadero amigo de Jesús se distingue esencialmente por el amor concreto; no el amor «en las nubes”, no, el amor concreto que brilla en su vida. El amor es siempre concreto. Quien no es concreto y habla de amor está haciendo una telenovela, una telecomedia. ¿Queréis vivir este amor que Él nos entrega? ¿Queréis o no queréis?”

 

El Papa les pidió que hagan gestos concretos de amistad y de bondad, como entregar el propio tiempo y las propias capacidades. Les explicó que la auténtica libertad no es hacer lo que nos apetece, sino aprender a decir que no.

 

FRANCISCO

«Sólo con decisiones valientes y fuertes se realizan los sueños más grandes, esos por los que vale la pena dar la vida. Decisiones valientes y fuertes. No os contentéis con la mediocridad, con «ir tirando”, estando cómodos y sentados; no confiéis en quien os distrae de la verdadera riqueza, que sois vosotros, cuando os digan que la vida es bonita sólo si se tienen muchas cosas; desconfiad de quien os quiera hacer creer que sois valiosos cuando os hacéis pasar por fuertes, como los héroes de las películas, o cuando lleváis vestidos a la última moda”. 

 

También un grupo de adolescentes llevó al Papa parte de las limosnas que habían recaudado durante estos días del Jubileo.

 

Cuando terminó la Misa, el Papa regaló a algunos de ellos un crucifijo para que no tengan miedo a hablar de Dios a sus amigos y a hacer obras de misericordia. Antes de irse, algunos pudieron saludarlo personalmente. Varios chicos se atrevieron a pedirle un selfie. Pero no fueron los únicos. También estos sacerdotes regresaron a casa con una foto del Papa en su smartphone.


Fuente: Rome Report

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *